Sustainable Runway

Upcycling el rival del fast fashion

Via Pinterest

Generalmente cuando hablamos de desechables o cosas que contaminan siempre pensamos en popotes, bolsas de plástico o pañales, pero ¿nos hemos puesto a pensar que la ropa que compramos de varias marcas que suelen ser muy accesibles, tipo SHEIN, Zaful, Forever 21, H&M, Bershka entre muchas otras, también son desechables?

La mayoría de marcas pertenecen a la categoría fast fashion. La traducción literal es ‘moda rápida’, pero se identifica a aquellas marcas o tiendas de ropa que no esperan a sacar colecciones cada temporada, sacan nuevas prendas cada 6 semanas o si algo se pone en tendencia lo reproducen masivamente y para la fabricación de una única playera de algodón y poliéster implica el gasto de 2700 litros de agua. 

Las propias marcas e influencers que suelen tener convenios con ellas las promocionan tanto que orillan a las personas  a consumirlas y más porque suelen ser accesibles, pero el problemas no es que sean accesibles el problema es que son hechas de fibra sintética que suele derivar del petróleo y son de baja calidad, esto tiene como consecuencia que duren menos, se desgasten rápido y los consumidores las desechen en pocos meses, vuelven a consumir y así el ciclo. 

Via Pinterest

Y gracias al fast fashion aparece el Upcycling: tratar de ayudar al planeta, tratar de cambiar las maneras de consumo. Esta propuesta nació en Europa y el objetivo principal es dar salida a las prendas en stock de marcas, actualizándolas con pequeños cambios y de esta manera que las temporadas se alarguen un poco más. De igual manera promover más que las personas les den una segunda vida a sus prendas, porque de acuerdo a Profeco solo usamos el 20% de ropa que tenemos en nuestro armario. Así que básicamente implementar el Upcycling en tu vida es reciclar la ropa y reutilizarla, de esta manera nos volvemos un consumidor más consciente. 

Como asesora de imagen lo que uno puede hacer para volverse más consciente tanto con el ambiente como con tu economía es hacer compras inteligentes, sólo cosas que de verdad necesitas y usas, fijarse en las etiquetas para saber de que están hechas las prendas, los cuidados que necesitan para aumentar su durabilidad, tratar de invertir en calidad porque así la ropa y accesorios te durarán más, comprar en bazares, sacar ropa que no usas en 6 meses y darles segunda vida ya sea donándola o actualizándolas.

Via Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *