Sustainable Runway

Cómo teñir tus prendas con pigmentos naturales

Por Daniela Vázquez

La pigmentación de telas con elementos naturales es sumamente divertida, muy sencilla y ecológica, lo que ayuda al medio ambiente y a nuestra salud, ya que muchas veces las sustancias químicas que se utilizan para teñir las telas pueden provocar reacciones respiratorias o cutáneas.
La naturaleza nos regala distintos vegetales, frutas y flores que nos ayudarán a extraer colores de manera natural.

¿Qué se necesita para pigmentar?

Son tres sencillos pasos a seguir para que tus prendas se tiñan.

1. Preparar la tela

Es importante lavar las prendas antes de realizar la pigmentación. Regularmente en el proceso de hilado se les agrega algún tipo de químico o cera, esto puede provocar que el pigmento natural no se fije como debe.
Para tratar la tela, deberás mordentar las prendas, esto ayudará a que los colores sean más vibrantes; frecuentemente se utiliza sal o vinagre blanco para este paso. Se sumerge la tela en una solución de ½ taza de sal disuelta en 8 tazas de agua fría o 1 parte de vinagre en 4 partes de agua fría. La tela se deja remojar por una hora y se enjuaga.

2. Extraer el color

Para extraer el color, coloca en una olla de acero inoxidable o vidrio suficiente cantidad de agua y el material natural que hayas elegido en pequeños trozos, déjalo hervir a fuego lento durante una hora o hasta que se obtenga el color deseado. Para finalizar, filtra el líquido por un colador para retirar los trozos de material.

Te dejamos algunos elementos y el color de pigmentación que producen para que puedas elegir el que más te guste:

Rosa: Piel de aguacate, flor de Jamaica, madera de palo de Brasil, betabel.
Rojo: Frambuesas, pimiento rojo, paprika y flor de jamaica.
Amarillo y naranja, Piel de cebolla, cúrcuma, azafrán, granos de mostaza y curry.
Tonos oscuros y marrones: té negro, café.
Verde: Hierbas, hojas de menta, espinaca.
Azul, Violeta y lilas: arándanos, moras negras, col lombarda.


3. Para teñir

Coloca tu prenda húmeda en el agua teñida y deja hervir por aproximadamente una hora (revuelve de vez en cuando). Apaga el fuego y deja reposando por alrededor de 24 horas para obtener una mejor concentración de color. Por último, enjuaga con agua fría y deja secar a la sombra.


Esta manera de teñir la utilizaban civilizaciones antiguas, es una técnica sencilla y los materiales son gentiles con la ropa y el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *