Sex&CDMX

Mi primer beso en la Ciudad

Fotografía: Brisa Millián

Desde que conocí las redes sociales, empezando por el Myspace, he tenido la manía de conocer personas del sexo opuesto en internet. Desde antes de llegar a vivir a la CDMX, ya tenía esa costumbre, así que al llegar a la gran urbe ya tenía un círculo de amigos virtuales.  Lo primero que hice fue buscarlos a todos.

Al primero que conocí fue a Jaime. Enamorada de su perfil de músico metalero no me pude resisir. A primera vista cumplió con todas mis expectativas:  guapo, agradable, carismático y talentoso. Esa noche tocaba en el Gato Calavera con su banda de rock progresivo. Lo acompañaban los miembros del grupo y su amigo Ernesto.

Ernesto era guapo, rockero, de melena despeinada. Disfrutamos juntos del concierto y compartimos cervezas. Después de la tocada, nos dirigimos a una vieja casa en la colonia Roma.  Por azares del destino Jaime se ligó a mi amiga, y en venganza yo le planté un gran beso a Ernesto.  Él me correspondió y el beso robado se convirtió en uno apasionado.

¿Fue por ardida? Sin lugar a dudas. Pero ese largo e intenso beso me lo llevo en el recuerdo. Nunca voy a olvidar esos carnosos labios pegados a los míos. Esa rápida respiración y sus manos alrededor de mi  cabeza y espalda.  Ese beso llevó a otros más y la noche se convirtió en una eternidad.

Al amanecer, salimos de la casa del baterista de la banda, me acompañó al metro Insurgentes y ahí me dio el beso de despedida. Fue así como la gran ciudad me dio la bienvenida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *