Beauty Runway

Día Internacional del té: conoce su historia, beneficios y usos cosméticos

Por Maricarmen López

Desde el 2005, se instauró el Día Internacional del té que celebra la importancia histórica y cultural de esta bebida pues tras 5 mil años de historia, se ha colocado como la segunda bebida más consumida en el mundo y actualmente existen más de 3 mil variaciones diferentes. Cada año se producen 2,5 millones de toneladas de té en 40 países alrededor del mundo, siendo mayoritariamente países asiáticos.

Hoy te hablaremos de sus propiedades benéficas para la piel. ¿Sabías que el árbol de hoja de té (Melaleuca alternifolia) tiene propiedades antibacterianas, antivirales, cicatrizantes e incluso antisépticas?

Así es, incluso el extracto de Tea Tree Oil es considerado uno de los aceites esenciales más poderosos que existen, especialmente para pieles grasas. Una de sus propiedades más conocidas, es su poder antiséptico y antioxidante que, al aplicarse en la piel, reduce considerablemente la aparición de infecciones generadas por poros tapados disminuyendo la aparición de imperfecciones abultadas en el rostro.

 El Tea Tree Oil es ideal para tu rutina con productos como shampoos y lociones que lo incluyan en su fórmula, ya que te ayudará a evitar descamaciones, cuero cabelludo graso e incluso caspa. El aceite esencial del árbol del té, también puede aplicarse como desinfectante y aromatizante de tu hogar al lavar tus sábanas.

Por su parte, el té verde es rico en antioxidantes y vitaminas C y E, combate el exceso de grasa en la piel gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Su uso en cosmética es mucho más provechoso a través de sueros y mascarillas que se dejan aplicados sobre la piel logrando absorber sus beneficios al máximo, manteniendo la elasticidad y el brillo natural de tu piel.

Si te interesan los productos que integran estos ingredientes a su fórmula te recomendamos la línea de skincare de Ash Natural que contienen estos activos naturales dando un plus al cuidado de tu rostro.

Recuerda que el té negro se toma en el desayuno o a mediodía, el té verde y los blancos se recomiendan para la tarde o incluso para después de cenar y que para tener la infusión perfecta debes mantener sumergida la bolsita de té entre 2 y 5 minutos máximo, de lo contrario puede cambiar el sabor y disminuir sus beneficios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *